LEY DE CASAS DE CAMBIO

DECRETO NÚMERO 16-92

EL CONGRESO NACIONAL,

 

CONSIDERANDO: Que es un deber del Estado de Honduras, crear las condiciones necesarias para el desarrollo económico y el bienestar del pueblo hondureño.

 

CONSIDERANDO: Que el Gobierno de la República a partir de la emisión del Decreto No. 18-90, del 3 de marzo de 1990, contentivo de la Ley de Reordenamiento Estructural de la Economía, introdujo reformas sustanciales que dan lugar a un proceso de crecimiento económico de la Nación.

 

CONSIDERANDO: Que en materia cambiaria, las nuevas disposiciones establecen un nuevo esquema de canalización libre de la divisa por intermedio del mercado interbancario, así como un nuevo precio a través del Factor de Valoración Aduanero regulado por el Banco Central de Honduras.

 

CONSIDERANDO: Que a pesar de los esfuerzos del Banco Central de Honduras por establecer una distribución equitativa de la divisa, aún existen factores que distorsionan el mercado de la misma, caracterizado por la segmentación originada por la falta de acceso expedito de un importante sector de la población.

 

CONSIDERANDO: Que este importante sector de la población se convierte en víctima de especuladores e intermediarios que operan en forma ilícita y al margen de la ley, en detrimento de los intereses genuinos del ciudadano común y del Estado.

 

CONSIDERANDO: Que es de urgente necesidad, la emisión de un marco legal que regule las transacciones de divisas extranjeras en el mercado extrabancario para proteger los intereses del consumidor y la economía del país.

 

Por tanto,

DECRETA:

La siguiente,

LEY DE CASAS DE CAMBIO

 

CAPÍTULO I

OBJETO Y APLICACIÓN

Artículo 1.- La presente Ley tiene por objeto regular la autorización de entidades dedicadas a las operaciones de compra y venta de divisas extranjeras en el mercado extrabancario que, para los efectos de esta Ley, se denominarán Casas de Cambio.

 

Artículo 2.- Las operaciones de compra y venta de divisas extranjeras realizadas al amparo de esta Ley se efectuarán a los precios que determine la oferta y la demanda, teniendo el Banco Central de Honduras la facultad de supervisar el funcionamiento de las Casas de Cambio e intervenir en sus operaciones, para fomentar condiciones de estabilización cambiaria y competencia, pudiendo utilizar entre otros, los medios siguientes:

 

a) Estableciendo límites sobre la tenencia de divisas, y;
b) Vendiendo o comprando divisas a las casas de cambio autorizadas, a precios no inferiores al tipo de cambio prevaleciente en el mercado interbancario. La asignación de estas transacciones entre las diferentes casas de cambio se efectuará mediante mecanismos que garanticen igual oportunidad de acceso a cada una de las casas de cambio que operen en el país.

En este último caso, el Banco Central de Honduras no podrá utilizar para cubrir gastos corrientes, las ganancias que pueda derivar de las transacciones, sino que deberá aplicarlas exclusivamente a la constitución de reservas para la amortización de las pérdidas cambiarias en que pueda incurrir.

 

Artículo 3.- Las casas de cambio se regirán por los preceptos de esta Ley, por los reglamentos y resoluciones que emita el Banco Central de Honduras y, en lo que fuere aplicable por las disposiciones del Código de Comercio.

En todo lo no previsto en estas leyes y reglamentos, se sujetarán a la legislación general de la República.

 

CAPÍTULO II

CONSTITUCIÓN Y AUTORIZACIÓN

Artículo 4.- Las Casas de Cambio deberán constituirse como sociedad anónima de capital fijo; su capital suscrito y pagado no podrá ser inferior a Cien Mil Lempiras (Lps. 100,000.00). En lo demás se observarán las disposiciones contenidas en el Código de Comercio.

Las acciones serán nominativas, de propiedad de personas naturales de nacionalidad hondureña, de reconocida solvencia, honorabilidad e idoneidad. Estas acciones solamente podrán transferirse con la previa autorización del Banco Central de Honduras.

 

Artículo 5.- El Banco Central de Honduras, previa solicitud de los interesados, podrá autorizar la apertura de las Casas de Cambio. La solicitud deberá contener la información del nombre, nacionalidad y domicilio de cada uno de los accionistas, acompañando los documentos siguientes:

a) El Proyecto de Escritura Pública de Constitución y sus Estatutos;
b) Los documentos que comprueben la nacionalidad de los socios;
c) Dos referencias bancarias y dos comerciales por cada uno de los socios;
ch) Hoja de no tener antecedentes penales, extendida por los juzgados competentes del domicilio del socio;
d) Currículum Vitae de los funcionarios que tendrán a su cargo la administración de la Casa de Cambios, y;
e) Certificado de haber depositado en el Banco Central de Honduras, por lo menos Cien Mil Lempiras (Lps. 100,000.00), retirables al ser resuelta la solicitud.

Artículo 6.- El Banco Central de Honduras por medio de su Directorio, y después de haber analizado a través de sus dependencias respectivas la factibilidad de la solicitud, emitirá la Resolución correspondiente, autorizando o denegando dicha solicitud en un plazo no mayor de treinta (30) días.

 

Artículo 7.- Cualquier modificación de la Escritura Constitutiva de una Casa de Cambio, estatutos, cambio de los socios, la fusión, su traspaso y disolución, requerirán la autorización del Banco Central de Honduras.

 

CAPÍTULO III

GARANTÍAS

Artículo 8.- El Banco Central de Honduras, exigirá a las Casas de Cambio, previo al inicio de sus operaciones, garantía bancaria hasta por un monto igual a su capital social; pudiendo en lo sucesivo, en atención el volumen y calidad de las operaciones, exigir las garantías complementarias que estime convenientes.

 

CAPÍTULO IV

DE LAS OPERACIONES

Artículo 9.- Las casas de cambio podrán comprar las divisas que el sector privado perciba de cualquier fuente, exceptuando las que por disposición legal o que por resolución del Directorio del Banco Central de Honduras deban ser negociadas en el Sistema Financiero Nacional.

 

Artículo 10.- Las Casas de Cambio podrán vender divisas para realizar toda clase de pagos al exterior. Para tales efectos, podrán manejar cuentas de depósitos en el exterior, según lo establezca el reglamento correspondiente.

 

Artículo 11.- Las Casas de Cambio no podrán en ningún caso, establecer agencias o sucursales en el territorio nacional.

 

CAPÍTULO V

SUPERVISIÓN Y VIGILANCIA

Artículo 12.- La supervisión y vigilancia de las Casas de Cambio y de las operaciones que realicen en su seno, estará a cargo del Banco Central de Honduras por medio de la Superintendencia de Bancos, pudiendo para tal efecto, hacer inspecciones, arqueos, comprobaciones, revisiones y requerir de ellas todos los datos, copias o fotocopias e informes que sean útiles para el desempeño de sus funciones.

 

Artículo 13.- Las Casas de Cambio deberán llevar su contabilidad de conformidad en las normas que al efecto establezca la Superintendencia de Bancos, debiendo remitir mensualmente sus estados financieros a dicho organismo.

Será obligación de las Casas de Cambio, publicar sus estados financieros con la periodicidad que la Superintendencia de Bancos establezca.

 

CAPÍTULO VI

SANCIONES

Artículo 14.- Las Casas de Cambio que infrinjan la presente Ley y las demás leyes del país, o no cumplan las resoluciones que para su funcionamiento dicte el Banco Central de Honduras, según la calificación de la falta, serán sancionadas con:

a) Multa de hasta 50% del capital pagado de la institución infractora;
b) Suspensión de la autorización para negociar divisas, y;
c) Revocación de la autorización concedida.

Artículo 15.- Sin perjuicio de la aplicación de las sanciones que procedan, de conformidad con el Artículo precedente, los presidentes, gerentes o administradores de las casas de cambio, serán sancionados con multa hasta por dos veces el valor de la transacción dolosa, en cualquiera de los casos siguientes:

  1. Cuando se encuentren partidas en la contabilidad sobre las cuales, fraudulenta o maliciosamente, no se presenten las debidas justificaciones documentarias; 
  2. Cuando los estados financieros hayan sido preparados fraudulentamente, y;
  3. Por manejo inapropiado de los negocios, cuya consecuencia sea la realización de transacciones ilegales o peligrosas para los intereses del público.

Las multas contenidas en la presente Ley serán impuestas por el Banco Central de Honduras, por medio de su Directorio, en base al informe que al efecto emita la Superintendencia de Bancos y serán acreditadas a favor de la Tesorería General de la República. En el caso de que las multas no sean pagadas en el término establecido, serán hechas efectivas por la Procuraduría General de la República, por la vía de apremio, sirviendo para ello como Título Ejecutivo de la obligación, la certificación extendida por el Presidente del Banco Central de Honduras.

 

Artículo 16.- Toda persona natural o jurídica que no tenga autorización para efectuar operaciones de compra y venta de divisa extranjera y que se dedique a realizar tales actividades, quedarán sujetas a lo que sobre el particular estipula el Artículo 29 de la Ley del Banco Central de Honduras, y el Artículo 11, de la Ley de Ingresos de Divisas Provenientes de Exportaciones.

 

CAPÍTULO VII

REGLAMENTACIÓN Y VIGENCIA

Artículo 17.- El Poder Ejecutivo, a través del Banco Central de Honduras, reglamentará la presente Ley en el término de treinta (30) días, a partir de su vigencia.

 

Artículo 18.- La presente Ley entrará en vigencia a partir de su publicación en el Diario Oficial "LA GACETA".

 

Dado en la ciudad de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, en el Salón de Sesiones del Congreso Nacional, a los dieciocho días del mes de febrero de mil novecientos noventa y dos.

 

RODOLFO IRÍAS NAVAS

Presidente

 

NAHUM EFRAIN VALLADARES V. 

Secretario

 

ANDRES TORRES RODRIGUEZ

Secretario 

 

Al Poder Ejecutivo.

 

Por Tanto: Ejecútese.

 

Tegucigalpa, M. D. C., 24 de febrero de 1992.

 

RAFAEL LEONARDO CALLEJAS ROMERO

PRESIDENTE

 

El Secretarlo de Estado en los Despachos de Hacienda y Crédito Público;

 

Benjamín Villanueva Tábora


REGLAMENTO DE LA LEY DE CASAS DE CAMBIO

ACUERDO NÚMERO 251

 

Tegucigalpa, D.C., 24 de marzo de 1992

 

EL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA

CONSIDERANDO: Que de conformidad con el Artículo 245, Literal 11, de la Constitución de la República, es atribución del Presidente de la República, emitir acuerdos y expedir reglamentos y resoluciones, conforme a la ley.

 

CONSIDERANDO: Que en cumplimiento del Artículo 17, de la "Ley de Casas de Cambio", aprobada por Decreto No. 16-92, del 18 de febrero de 1992, el Directorio del Banco Central de Honduras, en Resolución No. 167-3/92, de sesión celebrada el 12 de marzo de 1992, aprobó el "Reglamento de la Ley de Casas de Cambio".

 

CONSIDERANDO: Que en cumplimiento del Artículo 41, de la Ley de Procedimientos Administrativos, se obtuvo el dictamen favorable de la Procuraduría General de la República, sobre el presente Reglamento.

 

POR TANTO: En uso de las facultades de que está investido.

 

ACUERDA:

EL PRESENTE:

"REGLAMENTO DE LA LEY DE CASAS DE CAMBIO"

Artículo 1.- El presente Reglamento desarrolla las normas y procedimientos relacionados con la autorización, funcionamiento y supervisión de las casas de cambio, las que tendrán como finalidad única, la compra y venta de divisas extranjeras en el mercado extrabancario, en billetes, cheques de viajero, giros bancarios y otros instrumentos de pago denominados en divisas, bajo su propio riesgo, al precio que el mercado determine.

Unicamente los establecimientos organizados de acuerdo con la Ley de Casas de Cambio y este Reglamento, podrán usar la denominación de "Casas de Cambio". Además, en la denominación social no podrá incluirse ninguna referencia que induzca a suponer que la casa de cambio actúa por cuenta o en relación con establecimientos bancarios, el Estado o alguna de sus dependencias.

 

Artículo 2.- Las casas de cambio deberán constituirse como sociedades de capital fijo, dividido en acciones nominativas que serán propiedad únicamente de personas naturales, de nacionalidad hondureña, de reconocida solvencia, honorabilidad e idoneidad. La propiedad de las acciones no podrá ser transferida sin la autorización previa del Directorio del Banco Central de Honduras.

 

Artículo 3.- El capital suscrito y pagado de las casas de cambio no podrá ser inferior a cien mil lempiras (L. 100,000.00). Ningún establecimiento podrá iniciar operaciones si su capital inicial autorizado por el Banco Central de Honduras, no se encuentra totalmente pagado.

 

Artículo 4.- La solicitud para la autorización de una casa de cambio, debe presentarse al Banco Central de Honduras, con las formalidades legales correspondientes y dirigida a su Directorio, con la información del nombre, nacionalidad y domicilio de cada uno de los accionistas, acompañando además, los documentos detallados en el Artículo 5º de la Ley de Casas de Cambio. Una vez conocida la solicitud por el Directorio, se pasará a los departamentos y dependencias técnicas del Banco, para su estudio y dictamen. El Directorio emitirá resolución autorizando o denegando la solicitud, en un plazo no mayor de 30 días, contado a partir de la fecha del auto de admisión de la solicitud, el que será firmado por el Secretario del Directorio.

 

Artículo 5.-Autorizada la apertura de una casa de cambio, la resolución respectiva será certificada por el Secretario del Directorio, debiendo ser publicada en el Diario Oficial La Gaceta, por cuenta del interesado. El Notario que autorice el otorgamiento de la Escritura Pública Constitutiva y Estatutos, deberá dar fe de haber tenido a la vista la mencionada certificación.

Otorgada la Escritura Pública de Constitución, como trámite previo a su inscripción en el competente Registro Público, junto con sus Estatutos, deberá ser sometida a la calificación judicial, de conformidad con lo establecido en el Artículo 15 del Código de Comercio.

 

Artículo 6.-Cualquier modificación de la Escritura Pública de Constitución de una casa de cambio y de sus estatutos, fusión, traspaso y disolución, requerirá la autorización previa del Directorio del Banco Central de Honduras, para lo cual, deberá observarse el procedimiento establecido en los Artículos 4 y 5 precedentes.

 

Artículo 7.- La sociedad autorizada para operar una casa de cambio, dispondrá de un plazo no mayor de noventa días hábiles para el inicio de sus operaciones, contado a partir de la fecha de la resolución del Directorio. Si al término de ese período la casa de cambio no estuviera operando, el Directorio del Banco Central de Honduras revocará la autorización concedida.

Solo en caso de fuerza mayor, debidamente comprobado, el Directorio, a su discreción, podrá ampliar dicho plazo.

 

Artículo 8.- Previo al inicio de sus operaciones, el Banco Central de Honduras exigirá a las casas de cambio, una garantía bancaria hasta por un monto igual al capital suscrito y pagado. El Banco Central de Honduras, por medio de la Superintendencia de Bancos, revisará periódicamente el monto de la garantía, tomando en consideración el volumen y calidad de las operaciones realizadas por las casas de cambio durante los tres meses anteriores a la revisión. En caso de que el monto de dicha garantía resultare inferior al que se considere necesario, la Superintendencia lo informará al Directorio, quien requerirá a la casa de cambio, para que en un plazo máximo de quince días hábiles, contado a partir de la fecha de la respectiva Resolución, presente el complemento de la garantía. En caso de incumplimiento, la casa de cambio estará sujeta a las sanciones contempladas en el Artículo 14 de la Ley.

 

Artículo 9.- Las casas de cambio podrán comprar las divisas que el sector privado perciba de cualquier fuente, exceptuando las que por disposición legal o por Resolución del Directorio del Banco Central de Honduras, deban ser negociadas en el sistema financiero nacional.

 

Artículo 10.- Las casas de cambio podrán vender divisas para todo pago en el exterior, para lo cual podrán abrir cuentas de depósito en bancos del exterior de primer orden, debiendo informar inmediatamente a la Superintendencia de Bancos. Las casas de cambio deberán autorizar a los bancos depositarios, el envío a la Superintendencia de Bancos, de una copia de su estado de cuenta mensual.

 

Artículo 11.- El Banco Central de Honduras supervisará el funcionamiento de las casas de cambio y podrá intervenir en sus operaciones, para fomentar condiciones de estabilidad bancaria y competencia. Entre otros medios y, con este propósito:

  1. El Banco Central de Honduras podrá establecer límites máximos sobre la tenencia de divisas de cada casa de cambio, los que se determinarán en función del capital y reservas y volumen de operaciones de cada entidad autorizada, así como de cualquier otra variable que se considere relevante.
  2. El Banco Central de Honduras podrá además, establecer a las casas de cambio, un límite mínimo para sus tenencias de divisas. Cualquier deficiencia respecto a dicho límite, deberá ser restituida mediante compras al público u otras casas de cambio, a más tardar el día hábil siguiente al del registro de la deficiencia. En caso de incumplimiento, las casas de cambio estarán sujetas a las sanciones del Artículo 14 de la Ley de Casas de Cambio.
  3. Cualquier excedente que las casas de cambio muestren en sus tenencias, deberá ser vendido al público u otras casas de cambio, en los dos días hábiles siguientes al del registro del excedente. Si al cierre del segundo día persistiera algún exceso de tenencias sobre el límite, deberá ser transferido de inmediato al Banco Central de Honduras, al tipo de cambio prevaleciente en el mercado interbancario.
  4. Cuando el Banco Central de Honduras decida intervenir en el mercado extrabancario, mediante la compra o venta de divisas a las de casas de cambio, se asignará igual opción a cada una de ellas, a los precios que autorice el Directorio, los que en ningún caso serán inferiores a los prevalecientes en el mercado interbancario de divisas. Las casas de cambio tendrán un plazo para ejercitar dicha opción, total o parcialmente, mediante el pago correspondiente.

 

Artículo 12.- Las casas de cambio deberán exhibir permanentemente y en forma visible en sus establecimientos:

  1. Un rótulo colocado en la parte exterior de la denominación social, identificando su giro comercial con la frase "CASA DE CAMBIO".
  2. La certificación emitida por el Banco Central, autorizándola a realizar operaciones de compra-venta de divisas.
  3. Los precios de día para la compra y venta de divisas.

 

Artículo 13.- Para la compra y venta de divisas, las casas de cambio están obligadas a entregar a sus clientes un comprobante de la transacción, que contenga como mínimo la siguiente información:

  1. El nombre de la casa de cambio y su registro tributario nacional.
  2. Nombre del comprador o vendedor.
  3. Clase de moneda, cantidad e instrumento de pago.
  4. Tipo de cambio y fecha de la operación.

Deberán utilizarse formatos diferentes para las operaciones de compra y venta de divisas.

 

Artículo 14.- Las casas de cambio deben informar con la periodicidad que determine el Banco Central de Honduras, sobre las operaciones realizadas, incluyendo lo siguiente:

  1. El saldo inicial según clase de moneda.
  2. El valor total de las transacciones efectuadas, indicación del precio.
  3. El saldo final, según clase de moneda.

Esta información y cualquier otra que sea requerida, deberá ser entregada en los formularios designados al efecto, dentro del plazo que indique el Banco Central de Honduras.

El Banco Central podrá publicar la información que considere de interés para el público.

 

Artículo 15.- La Superintendencia de Bancos supervisará las operaciones de las casas de cambio, verificando el cumplimiento de la Ley y demás regulaciones que le sean aplicables. A este efecto podrá realizar todas las inspecciones y requerir todos los documentos que considere convenientes.

 

Artículo 16.- Las casas de cambio deberán llevar su contabilidad, de conformidad con las normas que al efecto establezca la Superintendencia de Bancos, debiendo remitir su estado financiero a dicho Organismo, dentro de los primeros diez días del mes siguiente, al que correspondan sus operaciones. Los estados financieros deberán ser suscritos por dos funcionarios con firma debidamente autorizada y podrán ser verificados en cualquier tiempo. Las casas de cambio deberán publicar sus estados financieros con la periodicidad y en la forma que establezca la Superintendencia de Bancos.

 

Artículo 17.- El Banco Central de Honduras aplicará las sanciones establecidas en los Artículos 14 y 15 de la Ley de Casas de Cambio, tomando en consideración la calificación de las faltas que efectúe la Superintendencia de Bancos.

 

Artículo 18.- Las multas aplicadas a las casas de cambio serán acreditadas a favor de la Tesorería General de la República. En el caso de que no fueran pagadas en el término establecido por el Directorio del Banco Central de Honduras, serán hechas efectivas por la Procuraduría General de la República, por vía de apremio, sirviendo como título ejecutivo de la obligación, la certificación extendida por el Banco Central.

 

Artículo 19.- Toda persona natural o jurídica que no tenga autorización para efectuar operaciones de compra y venta de divisas extranjeras y que se dedique a realizar tales actividades, quedará sujeta a lo que sobre el particular estipula el Artículo 29 de la Ley del Banco Central de Honduras, y el Artículo 11, de la Ley de Ingresos de Divisas Provenientes de Exportaciones.

 

Artículo 20.- Cualquier situación no prevista en el presente Reglamento, será resuelta por el Directorio del Banco Central de Honduras.

 

Artículo 21.- El presente Reglamento entrará en vigencia una vez publicado el Acuerdo del Poder Ejecutivo, en el Diario Oficial La Gaceta. – Comuníquese.

 

RAFAEL LEONARDO CALLEJAS ROMERO

 

El Secretario de Estado en los Despachos de Hacienda y Crédito Público, por ley.

RENE ARDON MATUTE


Reglamento (Acuerdo No. 251)